Padre José María Moratalla Escudero

Director de Fundación Edytra
Originario de Castilla de la Mancha, España,  y  conocido popularmente como Padre Pepe, es un soñador comprometido que ha levantado en lo que fue un antiguo basurero en los barrios bajos de San Salvador un polígono industrial conocido como ‘Don Bosco’, donde miles de niñas, niños, adolescentes y jóvenes de escasos recursos económicos y en exclusión social reciben educación formal, laboral y artística para  posteriormente seguir sus estudios universitarios o fundar sus propias empresas. El polígono industrial ‘Don Bosco’ comenzó a levantarse en 1985 como una apuesta por la educación y trabajo en la solidaridad, dando respuesta a los problemas de desempleo, educación y rehabilitación de jóvenes vinculados por la droga. A lo largo de estos años el Padre Pepe, sacerdote salesiano, aplicando las enseñanzas del Sistema Preventivo de Don Bosco,  ha conseguido convertir un basurero en un espacio que tiene un instituto técnico con tres edificios, cinco talleres, un polideportivo, diez empresas industriales, una clínica, un comedor de alumnos, tres casas de internamiento, una confederación de cooperativas industriales y un Coro y Orquesta Sinfonica Juvenil. El polígono está ubicado en un barrio constituido por 25 comunidades marginales, con una población de unas 70.000 personas. Un barrio que llegó a tener el índice más alto de violencia a nivel nacional.